Las pérgolas protegen tu espacio dentro de tu local comercial u hogar, del sol, lluvia o de cualquier otro elemento que lo pueda perjudicar. Estas estructuras también están compuestas por ciertos materiales, una de esas es la tela para pérgolas, la cual se adapta a la necesidad del cliente.

Estas son estructuras, compuestas por varias columnas armadas, que están cubiertas por una buena cantidad de follaje, lo que hace la misma silueta de un toldo. Además, de ser un elemento ideal para decorar cualquier espacio en el hogar.

Estos lindos elementos decorativos, de igual forma ayudan a extender el cuidado de tu jardín o de la terraza de tu casa, por bastante tiempo. Así que, si eres de esas personas amantes de la naturaleza y te gusta contemplar tu jardín, probablemente una pérgola te siente bastante bien.

¿Qué material es el más recomendable?

Las pérgolas además de proteger, como ya se mencionó anteriormente, son un elemento decorativo que puedes tener en tu casa o en tu local comercial. Asimismo, existen variedades en el tipo de material con que se pueden forrar.

Del mismo modo, una pérgola puede estar descubierta, aunque si deseas resguardar tu jardín o alguna zona de tu casa, debes optar por las pérgolas cubiertas. Estas se conocen como pérgolas con cobertura de travesaños, bioclimáticas y las pérgolas con toldo o lona.

Con pérgolas de este estilo en tu casa o local, puedes jugar con el clima para dejar descubierto y así, poder contemplar el cielo o mantener el área mas fresca.

Por lo tanto, como existe tanta variedad en los tipos de tela, acabados, material, etc., los diseños de las pérgolas pueden ser auténticos y jugar con todos estos elementos.

Decidir cuál es el mejor material, dependerá a que tanto estará expuesta la pérgola.

Tela para pérgolas

Material tela para pérgolasLa tela para pérgolas es sin duda una de las opciones más viables cuando se trata de adquirir un elemento de estos. Estas vienen a ser parte de las pérgolas tipo toldos, pero su cubierta vendría siendo de tela.

Si bien es cierto, existen lonas y otro tipo de cubiertas que también son excelentes, pero la tela aporta bastantes características positivas. Cubrir una pérgola con tela, quiere decir que podrás tener bastante sombra y, además, sentir que esa área está más fresca.

Cabe destacar, que esta opción es una de las más económicas que existen actualmente en el mercado y lo mejor de todo, es que cuando estas telas son hechas de material fino y poco opacos, ayudan a darle un aspecto más tenue a la luz que entra por la pérgola.

Puedes imaginar muchos diseños con colores de tu preferencia, gracias a la gran variedad de tipos de telas que existen para pérgolas. Desde telas con dibujos hasta telas sencillas y económicas.

Otros materiales diferentes a la tela para pérgolas

Las pérgolas tienen como principal función, ofrecer una sombra suave y tenue en alguna zona de la casa, o de un negocio comercial. Proteger un área de la lluvia o el sol, puede ser algo fácil o un dolor de cabeza, si no seleccionas el material adecuado al espacio.

Por eso, aparte de la tela para pérgolas, también encontramos otro tipo de materiales para recubrir una pérgola de tu patio o jardín:

Lona/Tela para pérgolas

Este material también es uno de lo más comunes de encontrar, para cubrir una pérgola. La lona se puede dividir en cuatro tipos, una de ellas es la lona de tejido acrílico, la cual son mas resistente y su durabilidad es alta.

Con este material, podrás exponer tu pérgola al sol sin problemas.

Oto es la lona de screen, y a diferencia de la tela para pérgolas ellas son hechas en fibra de vidrio y son de sumo cuidado. La prolongada exposición al sol, puede provocar que se rompa.

Las lonas de tejido PVC, tienden a ser más resistentes para la época de lluvia, pero no para el clima soleado. Cuando una pérgola está cubierta por este tipo de lona, suele acalorar el espacio rápidamente si es la hora del sol.

Y las lonas de toldos de tejido microperforado, tienden a compararse con la tela para pérgolas porque gracias a su material, permiten el paso sin problemas de aire y así, mantener fresca el área.